EFI : European Forest Institute
Support EFIATLANTIC
Pinède
Le réseau pour la gestion durable des forêts cultivées.

français espagnol portugais english

FORSEE : Indicateur évalué

Indicador 1.4.3: Almacenamiento de carbono en la madera muerta

Coste

2484.23 €

0.0448 € / ha forestal arbolada

Estos costes comprenden:

Trabajo de campo
Sistema de información geográfica (GIS)
Recopilación de información
Procesado de datos y análisis
Redacción

Resultados

Para el análisis y evaluación de este indicador se han diferenciado dos subapartados, madera muerta en el suelo con diámetro superior a 7.5 cm (Logs) y madera muerta en pie (Snags).

1. Madera muerta en el suelo (LOGS)

En la tabla 1.4.3.1 se muestran los resultados de los logs inventariados: número de logs, promedio de los diámetros, promedio del volumen por hectárea, y volumen por hectárea total para cada una de las clases de estado de descomposición definidas previamente en el apartado Material y métodos.

Tabla 1.4.3.1 Resultados promedio de logs inventariados.

Estado descomposición Especie n Diam medio Vol medio (m3/ha) Vol m3/ha
1 Pinus 28 11,70 1,96 54,89
2 Pinus 12 10,38 1,49 17,85
2 Quercus 1 7,50 0,69 0,69
3 Pinus 6 10,42 1,40 8,37
4 Pinus 2 18,25 4,45 8,90
Total general 49 11,40 1,85 90,71

En total se han muestreado 49 árboles con diámetro superior a 7.5 cm, con un diámetro medio de 11.4 cm que suponen 90.7 m3/ha. De ellos, más del 50% de madera muerta muestreada de los pinares posee un estado de descomposición de 1, más del 20% a la clase 2, entorno al 10% de la clase 3 y menos de un 5% corresponde a la clase 4. En cuanto al robledal, sólo se ha inventariado un árbol con diámetro superior a 7.5 cm de la clase de descomposición 2 que supone un volumen de 0.69 m3/ha. En cuanto a las dimensiones de los árboles muertos en el suelo de los pinares, el mayor diámetro medio y el mayor volumen por hectárea corresponde a la clase de descomposición 4. Los valores en las otras tres clases de descomposición son parecidas aunque se ve que a mayor clase de descomposición mayor valor dimensional.

En la siguiente tabla (1.4.3.2) se muestran los resultados de los snags inventariados.

2. Madera muerta pie (SNAGS)

Tabla 1.4.3.2.Resultados promedio de snag inventariados.

Especie n Diam medio Ab/ha Media Ab/ha total
Pinus sylvestris 12,00 11,93 3,21 38,56
Pinus nigra 10,00 12,11 0,79 7,95
Pinus pinaster 9,00 19,41 4,20 37,83
Quercus pyrenaica 48,00 5,44 0,73 35,06
Quercus ilex 2,00 2,45 0,17 0,33
Total general 81,00 8,70 1,48 119,73

Más del 50% de los snag muestreados corresponden a Quercus pyrenaica, mientras que en las tres coníferas el porcentaje es similar. Sin embargo, el diámetro medio de los robles es el menor de todos. En cuanto al área basimétrica total, la especie Pinus nigra es la que presenta un valor más bajo (7.95 m2/ha), mientras que Pinus sylvestris, Pinus pinaster y Quercus pyrenaica, presentan valores cercanos a 30 m2/ha.

Observaciones

Los resultados muestran, en general un mayor número de Logs en los primeros estados de descomposición, y con valores promedio de diámetro bajos. Este valor, sobre todo en masas de Pinus, es fundamentalmente debida a las cortas y podas realizadas en los últimos años. En la figura 1.4.3.1 se ha relacionado la cantidad de necreomasa encontrada con respecto a los tratamientos selvícolas realizados. Así, los distintos tratamientos vienen especificados de la siguiente manera, 0, no se observan; I, Clara sistemática; J, Clara selectiva; K, Clara semisistemática; L, Corta de policía; M, Poda monopódica < 1,3 m; N, Poda monopódica hasta 2,5 m; O, Poda monopódica hasta 4 m; P, Poda monopódica > 4 m; Q, Poda simpódica.

Sin haber diferencias significativas en el análisis, se observa una tendencia creciente en cuanto a la cantidad de necromasa inventariada en parcelas donde se habían realizado claras o donde no se habían realizado tratamientos selvícolas. Diferenciando entre ambos tipos de ecosistemas, pudimos comprobar (figuras 1.4.3.2 y 1.4.3.3) que en ambos tipos de masa, la relación era distinta. Así, en pinares, cuando se habían llevado a cabo tratamientos culturales encontrábamos más madera muerta y en robledales, al contrario, debido a la competencia ejercida por la masa forestal, ausencia de tratamientos daba lugar a más necromasa.

img1
Figura 1.4.3.2. Comparación del AB de madera muerta en función de los distintos tratamientos selvícolas en robledal.

img2
Figura 1.4.3.3. Comparación del AB de madera muerta en función de los distintos tratamientos selvícolas en pinar.

img3
Figura 1.4.3.4 Comparación del volumen de logs en función de los tratamientos selvícolas.

El volumen de los logs de diámetro superior a 7.5 cm (figura 1.4.3.4) tampoco expresa diferencias significativas en las parcelas con tratamiento o sin ella. Si bien, se observa que cuando se hacen claras y podas el volúmen de logs es mayor. También se observa un gran valor en las parcelas que no están tratadas por el efecto de la competencia. No se hace distinción entre pinar y robledal debido a que la mayoria de los datos de log corresponden a los pinares de repoblación.

Problemas y mejoras

El diámetro mínimo de muestreo de los logs superior a 7.5 cm considerado es un valor elevado para esta comarca ya que en la acturalidad se están realizando podas y claras en muchos rodales de la misma. El estudio específico ha intentado suplir esta diferencia intensificando el muestreo en los 5 m más próximos al centro de los dos transectos.

Comentarios y discusión

Este indicador ha permitido conocer los valores de necromasa existente y estimar la cantidad de madera muerta que precisan nuestras masas en cuanto a mantener y favorecer la biodiversidad, como se puede observar en el indicador 4.5. Para conocer el contenido de carbono almacenado en la madera muerta, se ha realizado el estudio específico que modeliza la probabilidad de encontrar madera muerta, así como la cuantificación en términos de área basimétrica y volumen de snags y logs de la comarca y su contenido de carbono.

Dejar los restos de los tratamientos en el monte puede ser adecuado con respecto al interés de indicadores que evalúan la biodiversidad, aunque esto deberá ser controlado de forma especial dado el riesgo de incendios y en algunos casos también desde el punto de vista sanitario, ya que una cierta acumulación de madera en el suelo puede provocar ataques de determinados patógenos.

cylfafcycle univiefc cesefor

Proyecto cofinanciado por la Unión Europea
Iniciativa Comunitaria FEDER
INTERREG IIIB Espacio Atlántico