EFI : European Forest Institute
Support EFIATLANTIC
Pinède
Le réseau pour la gestion durable des forêts cultivées.

français espagnol portugais english

FORSEE : Indicateur évalué

Indicador 4.2: Regeneración

Coste

1020.60 €

0,0184 € / ha forestal arbolada

Estos costes comprenden:

table1

Resultados

Este indicador se basa en la teoría de que el tipo de regeneración (artificial-natural) es un factor clave que determina la complejidad estructural (regular-irregular), la cual influye muy notablemente sobre la biodiversidad.

Para testar esta afirmación se estimó por un lado la superficie procedente de regeneración natural o artificial, y por otro la superficie ocupada por masas regulares e irregulares.

1.Regeneración

El mapa forestal nos muestra que el área piloto presenta un ligero desequilibrio entre las masas cuyo origen es la regeneración natural o artificial, siendo las primeras las que presentan un porcentaje mayor de ocupación (Tabla 4.2.1)

Tabla 4.2.1: Origen de las masas forestales table2
Fuente: elaboración propia a partir del MFE50

Por otro lado, si analizamos los datos de regeneración aportados por el tercer Inventario Forestal Nacional se puede observar que la evolución natural que están presentando en la actualidad los dos tipos de masa más importantes en la región es muy dispar. Las plantaciones de pinar presentan una regenación natural compuesta por especies de pino y por rebollo. Así algo más del 30 % de las parcelas de pinar presentan regeneración natural únicamente con especies de pinos, otro 40 % de las parcelas presentan regeneración natural mezclada de especies de pinos y de rebollo, mientras que un 20 % de las parcelas presentan regeneración natural únicamente de rebollo. Esto parece indicar que la evolución futura de estas masas dependerá fundamentalmente del manejo que se lleve a cabo sobre ellas, ya que sería posible la obtención de masas mixtas y con un elevado grado de irregularidad en la forma principal de masa, si se considerase ecológicamente adecuado y técnicamente viable.

Por su parte las parcelas de rebollo presentan todas ellas regeneración natural de su propia especie, aunque no se produce con especies de pinar.

img1

2.Formas principales de masa

El resultado obtenido a partir de la implementación de los datos del IFN3 sobre el MFE50 (recogida en la metodología) muestra que el 34% de las masas forestales de la zona de estudio presentan una forma principal de masa regular, mientras que el 66 % restante son irregulares. Este resultado es muy similar al porcentaje de parcelas del IFN3 clasificadas como regulares o irregulares (35 y 65 % son masas regulares e irregulares, respectivamente), lo cual parece indicar que la utilización de los datos porcentuales a nivel de parcela (sin necesidad de ser implementados en el mapa forestal) podrían ser suficientes. Por otro lado, si analizamos cada tipo de masa podemos observar que mientras el 90 % de los pinares corresponden a masas regulares, el 84 % de los rebollares o de las masas mixtas pino-rebollo son masas irregulares. Este resultado indica que la regularidad se encuentra asociada a las plantaciones de pinar, que en la actualidad todavía no han perdido esta condición.

img2

Comentarios

Problemas y mejoras

El problema de evaluar la irregularidad a partir de datos de parcelas, es que la escala no permite apreciar la irregularidad por bosquetes, si bien este tipo de formaciones sólo tienen dos orígenes:

1.Montes ordenados mediante entresaca por bosquetes: las instrucciones generales para la ordenación de montes arbolados en Castilla y León recogen este método, si bien en la actualidad no está siendo prácticamente utilizado por requerir de una gran cantidad de recursos, tanto económicos como técnicos.

2.Una excesiva parcelación: mientras que el problema del minifundismo es común en muchas regiones de España no siempre afecta de igual modo. Ya que mientras algunas regiones presentan una gestión de estos minifundios (como es el caso de las plantaciones de pinares de radiata o eucaliptares en Galicia) lo cual genera en ocasiones una irregularidad horizontal (que podría considerarse irregularidad por bosquetes), en Castilla y León no existe gestión forestal del minifundio, tal es así que de las 140.000 ha ubicadas en explotaciones forestales de menos de 10 ha el 80 % de las mismas se encuentra desarbolado (Plan Forestal de CyL).

Así, podemos considerar que está limitación de la técnica, al menos en nuestra región no conlleva ningún problema y puede ser aplicada.

Comentarios y discusión

Una vez testado este indicador mediante las dos técnicas propuestas se puede apreciar que los resultados son similares, y parece ser cierta, al menos en el área piloto, la afirmación de partida de que el tipo de regeneración (artificial-natural) es un factor clave que determina la complejidad estructural (regular-irregular). Ya que, la evaluación de la regularidad a partir de los datos del IFN3 nos muestra que la regularidad se encuentra asociada a las plantaciones de pinar (procedentes de regeneración artificial).

Sin embargo, la gestión llevada a cabo en un futuro sobre las masas de pinar podría originar masas procedentes de regeneración natural y mantener el grado de regularidad actual. Por ello, se considera más fiable evaluar directamente la regularidad de las masas a partir de los datos aportados por el IFN3, ya que estos nos muestran la estructura real de las masas.

Este indicador aporta una información clave para la evaluación de la biodiversidad, como es el grado de irregularidad, por ello y por su relativo bajo coste se considera oportuna su evaluación.

cylfafcycle univiefc cesefor

Proyecto cofinanciado por la Unión Europea
Iniciativa Comunitaria FEDER
INTERREG IIIB Espacio Atlántico