EFI : European Forest Institute
Support EFIATLANTIC
Pinède
Le réseau pour la gestion durable des forêts cultivées.

français espagnol portugais english

FORSEE : Indicateur évalué

Indicador 1.1: Superficie Forestal

Coste

Unitario :

0,04 euros/ha

Total

1.932,8 €

Resultado

La superficie forestal atendiendo a las categorías de la FAO 2005 según los Inventarios Forestales Nacionales IFN2 e IFN3 se presenta en la siguiente tabla

table1

Esos datos y las estadísticas de cortas y repoblaciones permiten estimar la superficie forestal en 1990 y en el año 2000.

table2

table3

table4

Observaciones

Aunque la superficie forestal total se viene manteniendo de forma estable en los últimos años, se aprecian importantes variaciones en la extensión ocupada por las distintas especies forestales. De hecho, la superficie ocupada por plantaciones de coníferas, principalmente por pino radiata, viene descendiendo a un ritmo anual cercano a las 200 ha (un 1%), que coincide con el aumento de la superficie de bosque de frondosas.

La superficie más adulta de pino radiata (fustal) ha sufrido una fuerte disminución en los últimos años como consecuencia de intensas cortas a hecho, lo que ha supuesto un rejuvenecimiento de estos pinares.

La diferencia metodológica en la cartografía de ambos IFN en el País Vasco puede ser una causa de distorsión de los resultados (IFN2 a 1/25.000, IFN3 a 1/10.000), pero ello no explica estas diferencias tan importantes.

Problemas y mejoras

Las diferencias existente en cuanto a superficie entre la categoría « Forest » de la clasificación FAO 2005 y monte arbolado del IFN radica fundamentalmente en la consideración por parte del primero de toda la superficie forestal con arbolado cuya fracción de cabida cubierta fuese igual o superior al 10% y para la segunda, mayor del 5%. En el caso vasco, ambas superficies de bosque coinciden, ya que no se han considerado superficies arboladas ralas, con menos del 10% de fracción de cabida cubierta. Las superficies de reciente plantación, llamadas « regenerado » aparecen con una fracción de cabida cubierta mínima del 20%, aunque los árboles plantados sean de pequeño tamaño, con el fin de distinguirlas de las superficies arboladas ralas.

El apartado « Other wooded land » supone también problemas para su adaptación al caso del sur europeo, con superficies tan considerables de matorral y pastizal. En el presente trabajo, se ha realizado la misma interpretación que en las estadísticas aportadas en el Forest Resources Assessment FRA-2000: matorrales, pastizales, roquedos con actividad ganadera y otras superficies forestales desarboladas son Other wooded land.

Las cortas a hecho, tan frecuentes en las plantaciones de coníferas del País Vasco, también suelen ser una causa de distorsión en el cálculo de las superficies arboladas, ya que supone la inexistencia de árboles durante un periodo de meses o de años, con el siguiente problema para la fotointerpretación.

Comentarios y discusión

Las diferencias observadas tras la utilización de las definiciones nacionales (IFN) y de la FAO son muy pequeñas y perfectamente asumibles. Como consecuencia de la alta fragmentación de la vegetación en la zona piloto resulta interesante la realización de mapas a una escala detallada, como 1:10.000, ya que se aprecian ciertas diferencias en superficies en comparación con los mapas forestales anteriores realizados a una menor escala (1:25.000). La evaluación del indicador Superficies forestales evidencia la importante actividad forestal de la zona, observándose un incremento de la superficie forestal de frondosas naturales en el periodo entre inventarios, a costa de las plantaciones de coníferas de peor calidad tras su corta final. Como consecuencia de la transformación de zonas de prados a superficies forestales desarboladas (matorrales, pastizales), ésta ultima también vio incrementada su representación en la zona piloto.

De cara a valorar la gestión forestal de la zona, este indicador resulta fácilmente testable y viable cada 9-10 años (IFN). Con el objetivo de aprovechar mejoras en la evaluación de este indicador, la elaboración del mapa de usos digitalizado a una escala detallada implica la necesidad de realizar una mayor inversión en cuanto a tiempos y costes, aunque los resultados son muchos más precisos. Dado que este mapa de usos detallado se utiliza no sólo para este indicador sino para otros criterios (Biodiversidad, Suelos y Agua,..) el coste se ve notablemente compensado.

iktiefc

Proyecto cofinanciado por la Unión Europea
Iniciativa Comunitaria FEDER
INTERREG IIIB Espacio Atlántico