EFI : European Forest Institute
Support EFIATLANTIC
Pinède
Le réseau pour la gestion durable des forêts cultivées.

français espagnol portugais english

FORSEE : Indicateur évalué

Indicador 6.01: Empresas forestales

Coste

0,011 euros/ha

Resultado

Datos 1999

Tablas 1.1 y 1.2.

table1

Tabla 1.3.

table2

Gráfico 1.1.

garf1

Observaciones

El porcentaje de bosques de titularidad pública asciende al 47% (tabla 1.1.). La diferencia entre la zona cantábrica y Araba es notable en este sentido; En Araba la superficie de bosque privado no supera el 8%, mientras que en Bizkaia y Gipuzkoa asciende al 69% y 65% respectivamente (tabla 1.1.). De esta manera, en Araba sólo el 48% de la superficie forestal tiene carácter comercial, mientras que en Bizkaia y Gipuzkoa los porcentajes ascienden al 95% y 88% respectivamente (tabla 1.3.).

La mayoría de las explotaciones de la CAE son, por tanto, de titularidad privada (21.734 son de titularidad privada y 635 de titularidad pública). Si nos fijamos en estas explotaciones de titularidad privada destaca el carácter atomizado de éstas: El 64% de estas explotaciones tienen menos de 5 has. y el 30% entre 5 y 20 has. De forma que estamos hablando de un nivel de atomización elevado, con solamente el 6% de las explotaciones con más de 20 has.. Ahora bien estas 1291 explotaciones gestionan el 70% de la superficie forestal privada. Mientras que por otro lado hay un número elevado de pequeños propietarios forestales, 20.443, con menos de 20 has. que gestionan solamente el 30% de la superficie (tabla 1.1.).

Además, la mayoría de estas eplxotaciones privada, no son empresas sino que están a nombre de personas físicas (de las 21.734, solamente 225 son sociedades. tabla 1.2.).

Una de las diferencias fundamentales entre las explotaciones públicas y privadas, es que las primeras son en su mayoría de OTE forestal (83,4% sobre el total. Tabla 1.1), es decir, su actividad fundamental es la forestal, mientras que los propietarios privados suelen compartir esta actividad con otras actividades agrícolas y/o ganaderas (solamente 43,5% pertenecen a OTE forestal) e incluso con fuentes de ingresos que no tienen que ver con el sector primario. Si nos fijamos en los datos solamente el 12% de los propietarios tienen una dedicación alta. Es decir, solamente el 12% de los propietarios tienen una OTE “solo forestal” o “forestal”, menos de de 65 años y no tiene otra actividad lucrativa. La gran mayoría de los propietarios tienen un nivel bajo de dedicación (gráfico 1.1.).

Problemas y mejoras

Es importante profundizar en el trabajo de coordinación con los encuestados de forma que todos tengan claro lo que incluyen en cada una de las respuestas. Concretamente se ha detectado un problema con respecto a la distinta interpretación entre los años 1989 y 1999 de las categorías de propietarios forestales (Si bien la categoría “personas físicas” se ha interpretado siempre de la misma manera, y en este sentido no hay problemas con los datos).

Comentarios y discusión

El tipo de información con que contamos a través del Censo Agrario, nos permite realizar una caracterización más detallada de los propietarios forestales de la CAE. Por ello hemos considerado adecuado incluir en el Informe un apartado dedicado a estudiar los principales resultados de esta operación estadística.

b) Incremento de las explotaciones con OTE forestal

De las 43.193 explotaciones agrarias censadas en 1989, 22.392 disponían de tierras forestales y dentro de estas últimas 6.827 tenían una orientación técnico-económica (OTE) forestal definida. En 1999 de las 40.016 explotaciones censadas, 21.639 disponían de terreno forestal y dentro de estas, 9.921 explotaciones se encuadraban en esta última orientación.

El aumento de 3.094 explotaciones con OTE forestal (incremento de un 45,32% sobre el Censo del 89) contrasta con la disminución del número total de explotaciones agrarias y de explotaciones con tierras forestales. Este se puede entender como un cambio de orientación de parte de las explotaciones agrícolas/ganaderas con tierras forestales.

graf3

DISTRIBUCIÓN DE LAS EXPLOTACIONES Censos Agrarios 1989-1999

graf2

c) Dimensión económica de las explotaciones con OTE forestal

Las explotaciones de OTE forestal de titularidad privada se sitúan en los rangos más bajos de dimensión económica, dentro de las explotaciones agrarias. La dimensión económica se mide a través del margen bruto, expresado en unidades de dimensión económica (UDEs), equivalentes a 1.200 euros. El conjunto de explotaciones agrarias de titularidad privada dispone de siete UDEs anuales, mientras para las explotaciones de OTE forestal está cantidad baja a cuatro UDEs anuales.

Las explotaciones de OTE forestal son las que presentan también menores índices de unidades de trabajo en la explotación, expresado a través de UTAs (Unidad de trabajo/año, equivalente al trabajo que realiza una persona a tiempo completo a lo largo de un año). El valor medio se sitúa en 0,42 UTAs por explotación, frente a un valor medio de 0.71 para todas las explotaciones agrarias. Este bajo valor se explica porque la actividad forestal se extiende en un largo periodo de tiempo, siendo las intervenciones en las masas muy puntuales. Las unidades de trabajo corresponden, en el caso forestal, en un 95% a mano de obra familiar.

graf4

d) La fragmentación

La fragmentación es otra de las características de las explotaciones forestales privadas de la CAE. En las explotaciones más pequeñas, menos de 5 has., el tamaño medio de la parcela es 0.96 has., mientras que en las explotaciones de mayor tamaño, más de 20 has., el tamaño medio de la parcela es de 8.8 has. y en el tramo intermedio de 1.7 has. Esta fragmentación de la propiedad dificulta la gestión y encarece los costes de producción. Sin embargo no se producen ni incrementos en las dimensiones de las explotaciones ni concentraciones parcelarias.

Tal y como se ve en el siguiente cuadro el tamaño medio de las parcelas se ha reducido entre 1989 y 1999.

table2

Ahora bien, hay que tener en cuenta que si se ponen en marcha ciertas iniciativas encaminadas a paliar las consecuencias negativas de los elevados niveles de fragmentación; “según indican técnicos forestales sí son frecuentes las repoblaciones y aprovechamientos conjuntas ”

e) La edad de los propietarios

Otra de las características de los propietarios forestales es la elevada edad de los mismos. Solamente el 15% de los propietarios tienen menos de 45 años y el 44% tiene más de 65. Al igual que está ocurriendo con otros profesionales del sector primario, también la edad media de los propietarios se incrementa entre 1989 y 1999; la tasa de juventud era en 1989 0.2 y en 1999 0.15.

table3

Un análisis por OTEs no lleva a concluir que el envejecimiento de los propietarios que afecta al sector primario en general, es más acentuado en el subsector forestal:

table4

Tanto el tamaño de las explotaciones como su fragmentación y el envejecimiento de los activos, apuntan a una situación de incertidumbre que va desde el riesgo de abandono, hasta sin llegar al abandono, el desarrollo de una gestión deficiente. Tal y como se plantea en la publicación “El coste de la no agricultura en el País Vasco”, “el minifundismo forestal observado, unido a un conjunto de características desfavorables como la fragmentación y la edad de los titulares, la baja proporción de ingresos reportada por la actividad forestal en gran número de casos y la escasa cultura forestal y profesional, se revelan como importantes handicaps para llevar a cabo una gestión forestal técnicamente más avanzada y económicamente más eficiente ”

f) La profesionalidad de los propietarios

Abordemos por tanto la cuestión de la importancia relativa para los propietarios de los ingresos procedentes de la actividad forestal. Para ello hemos utilizado dos variables la OTE (Orientación Técnico Económica de la explotación) y la existencia de otra actividad no agrícola o ganadera y hemos construido una variable que hemos llamado “grado de dedicación a la actividad forestal ”. No hemos tenido en cuenta a los propietarios con menos de 5 has. dado que la dedicación de estos va a ser siempre baja. Los resultados son los que figuran en el siguiente gráfico:

graf4

Solamente el 12% de los propietarios tienen una dedicación alta. Es decir, solamente el 12% de los propietarios tienen una OTE “solo forestal” o “forestal”, menos de de 65 años y no tiene otra actividad lucrativa. La gran mayoría de los propietarios tienen una dedicación baja.

Pero a pesar de todo, y tal y como refleja la siguiente tabla, no parece darse un nivel significativo de abandono:

table6

Aunque por otra parte y si nos fijamos en los resultados de una serie de encuestas realizadas en 2005 y recogidas en la publicación “El Coste de la no agricultura en el País Vasco”, actualmente la continuidad de las explotaciones forestales no está garantizada sobre todo aquellas explotaciones con más de 50 has. y por tanto un porcentaje muy importante de la superficie:

“En relación a la continuidad de la gestión de la explotación forestal, la gran mayoría dice tener resuelta la continuidad, si bien parece entenderse que la respuesta se refiere más a la trasmisión legal de la propiedad, asumiendo que el heredero legal o quien le represente vaya a ser quien continúe con su gestión. Son precisamente las explotaciones más pequeñas las que en mayor proporción afirman tener resuelta la continuidad de la gestión (probablemente se equipara gestión y contiunuidad de la gestión con trasmisión legal de la propiedad). No obstante, más de un tercio de los encuestados (36%) contesta no tener resuelta la contiuidad de la gestión de sus bosques (32% en Bizkaia y 41% en Gipuzkoa). A este respecto, son explotaciones de mayor tamaño las que manifiestan con mayor frecuencia no tener resuelta esta continuidad (47% de las de más de 50 has.), lo cual puede resultar incluso más preocupante dada la proporción de superficie forestal (50%) en manos de estas explotaciones ”

En esta misma publicación se facilitan datos acerca del interés mostrado por parte de los propietarios hacia la opción “reinversión-replantación”:

“En conjunto, sólo un 37% considera interesante la opción de reinversión-replantación; un 25% no lo considera interesante y un tercio mantiene que no hay otra opción (…). Ante la pregunta de si la opción de replantación no fuera de interés qué opción adoptaría, la mitad de los encuestados sostiene no haberse planteado nunca esa situaicón por lo que no sabría decir qué opción adoptaría en ese caso. Hay una proporción considerable (20%) que se inclina por el abandono de la actividad (abandono/bosuqe espontáneo) (…) La disposición a vender o desprenderse de la propiedad tiene mínima presencia (tal vez debido al escaso valor del suelo forestal y a los vínculo familiares)

Haya o no riesgos de abandono, existe una preocupación por la calidad de la gestión que realizan estos propietarios y sus niveles de profesionalización. Por ello hemos calculado lo que hemos llamado “tasa de abandono” y “nivel de profesionalidad”.

Lo que hemos llamado “tasa de abandono” es el porcentaje de pino radiata con más de 40 años sobre el total de has. de pino radiata. Los resultados no parecen preocupantes, si bien sorprende que la tasa sea algo más elevada en las explotaciones de más de 20 has., situándose en el 4%, mientras en las explotaciones de menor tamaño esta tasa se sitúa en el 2%.

table8

Con respecto al indicador “nivel de profesionalización”, diremos que lo hemos construido en función de la respuesta a las siguientes preguntas incluidas en el Censo Agrario de 1999: Grado de conocimiento por parte del propietario las has. y especies que tiene, realización o no de gestión, gestión apoyada en una asociación o empresa especializada, gestión llevada a cabo con el apoyo de en un guarda forestal, se realizan los desbroces, podas y entresacas necesarias.

Siendo la puntuación máxima 5 puntos, el siguiente gráfico representa los niveles de profesionalización de los propietarios en función del tamaño de su propiedad: la puntuación más elevada ha sido obtenida en el tramo intermedio, es decir en las explotaciones que tienen entre 5 y 20 has.

13

Es también importante señalar que no existe relación entre los nivles de profesionalización y la edad, mientras que la profesionalización si está relacionada con la OTE; aquellos que tienen una OTE no forestal, obtienen la puntuación mínima, es decir, 1.7.

De acuerdo con los datos del Censo Agrario de 1999 en el que se incluía una pregunta sobre la forma de realizar la gestión de las masas forestales, un 15% de las explotaciones con superficies forestales admite no realizar gestión de las mismas, estas explotaciones contienen un 9% de la superficie forestal inventariada en el Censo Agrario (un 13% de la superficie de frondosas y un 5% de la superficie de resinosas).

Calidad de los accesos de las parcelas forestales

14

El 59% de las explotaciones, que agrupan un 30% de la superficie forestal (15% de la superficie de frondosas y 42% de la de resinosas) responde que gestionan sus masas con sus propios conocimientos, sin recurrir a ayuda exterior.

Realización de labores de mantenimiento CAE (%Superficie)

15

El 26% de las explotaciones, con una superficie forestal del 62% (72% de la superficie total de frondosas y 53% de la de resinosas) gestiona sus masas con asesoramiento externo, y dentro de éstas.

Además el Censo Agrario permite conocer de qué forma gestiona cada explotación la realización de cada una de las labores :

16

iefcikt

Proyecto cofinanciado por la Unión Europea
Iniciativa Comunitaria FEDER
INTERREG IIIB Espacio Atlántico