EFI : European Forest Institute
Support EFIATLANTIC
Pinède
Le réseau pour la gestion durable des forêts cultivées.

français espagnol portugais english

FORSEE : Indicateur évalué

Indicador 6.1: Explotaciones forestales

Coste

8.200 €

0.353 €/ha forestal

0.168 €/ha zona piloto

Estos costes comprenden :

table1

Resultados

table2

table3

Existen un total de 15.076 ha forestales que pertenecen a propietarios que no son agricultores. A partir de los datos de Catastro sabemos que hay un total de 12.721 titulares catastrales no agricultores. Por estudios realizados en otras zonas de la provincia de Lugo y Coruña, obtenemos que la relación entre titulares catastrales y gestores forestales es de un 57% en lo que hace referencia a la relación unívoca entre gestor y titular. Lo que se refiere al número total los estudios realizados establecen que el número de titulares y gestores forestales es prácticamente similar, ya que las pérdidas en un grupo se ven compensadas con incorporaciones en otros.

Observaciones

La no disponibilidad de una base de información sobre la propiedad forestal a nivel de parcela y propietario-gestor dificulta el proceso de análisis. La utilización de otros trabajos permite paliar esta carencia.

Problemas y mejoras

Problemas:

Falta de un censo agrario que incorpore la actividad forestal – El censo agrario desarrollado a partir del Reglamento CEE nº 571/ 88 del Consejo del 29 de Febrero de 1988, relativo a la organización de encuestas comunitarias sobre la estructura de las explotaciones agrícolas durante el período 1988/ 1997 en el ámbito de la Comunidad Económica Europea y su posterior reforma y ampliación mediante el Reglamento de la Unión Europea nº 2467/ 96 para el período 1998/2007. Faculta a cada Estado para realizar el tipo de muestreo que considere más adecuado, bien sea de forma exhaustiva o por medio de un sondeo aleatorio, con la única exigencia de que los resultados de los sondeos sean fiables estadísticamente. El objeto de los censos y encuestas será:

•Las explotaciones agrícolas cuya superficie agrícola utilizada sea igual o superior a una hectárea.

•Las explotaciones agrícolas cuya superficie agrícola utilizada sea inferior a una hectárea en la medida en que produzcan una cierta cantidad para la venta o su unidad de producción rebase ciertos umbrales físicos.

El término agrícola o explotación agrícola, más exactamente, sería “la unidad técnico- económica de la que se obtienen productos agrarios bajo la responsabilidad de un titular. Dicha unidad técnico- económica se caracteriza por la utilización de los mismos medios de producción: mano de obra, maquinaria, etc”.

Aunque teóricamente la actividad forestal, considerada como actividad principal de la explotación o como complementaria a la misma, estaría considerada dentro de las explotaciones censables por el censo agrario, esto no se realiza, centrándose solamente el censo en la contabilización de las explotaciones que desarrollan actividad agrícola o ganadera, comercialicen o no productos. Considerando la actividad forestal en casos muy singulares, como sería el de los montes vecinales en mano común, como actividad principal. Siendo considerada como actividad complementaria de aquellas explotaciones censadas por su actividad agrícola o ganadera.

Como consecuencia de la circunstancia anterior, nos encontramos con un problema en la obtención de la información. De este modo:

•El número de explotaciones censadas con orientación principal la producción forestal no llega al 1%

•La superficie forestal censada se sitúa en el 17,86% de la superficie forestal total de la zona de estudio.

•El número de gestores forestales, entendidos como personas que realizan actividades forestales sobre parcelas de su propiedad, que es censado, se sitúa en el 15,01% de los totales.

Mejoras:

Realización del censo agrario del año 2009 de acuerdo a la realidad territorial, económica y social que tiene en este momento y en el futuro la zona piloto y el conjunto de Galicia. Técnicamente el censo agrario debe partir de la información de propiedad, el Catastro de Rústica y a partir de estos datos conocer como se gestiona el conjunto de la tierra agraria, incluida la destinada a la producción forestal. A partir de los datos obtenidos se podrá conocer mejor la sostenibilidad forestal y territorial de Galicia.

Los trabajos realizados muestran que nos encontramos ante diferentes tipos de gestores forestales. Realizando un análisis entre los diferentes tipos de propiedad observamos:

Propiedad privada colectiva (montes vecinales en mano común, mvmc)

Tenemos un total de 19 MVMC (tipo de propiedad característico de Galicia). De los cuales 15 pertenecen al Ayuntamiento de Guitiriz, 2 a Irixoa y 2 a Aranga.. Se puede llevar a cabo una clasificación en dos tipos de acuerdo a su nivel de actividad o dinamismo:

Comunidades con gestión pública – 13 de los 15 MVMC del Ayuntamiento de Guitiriz se encuentran total o parcialmente gestionados por la Administración Pública, lo que supone que, de las 4.607 ha de superficie total 4.503 se encuentran bajo la figura de convenio, lo que supone que es el Servicio de Montes el que se ocupa de su gestión efectiva.

Comunidades con gestión mixta – Se corresponde con aquellas comunidades en los que la gestión de los mismos es llevada a cabo por los propios comuneros, vecinos, en una parte del monte y otra superficie del mismo es gestionada por la Administración Forestal

Comunidades con gestión privada - En este caso el monte es gestionado totalmente por los comuneros o vecinos sin intervención de la Administración Forestal en dicha gestión.

Como resultado de lo anterior, podemos diferenciar dos tipos de comunidades de acuerdo al nivel de su gestión. (Consultar páxina da organización galega http://www.orgaccmm.org/xCOMUNIDADES/COMLUGO/COMLUG-1bis.htm) De esta forma tenemos comunidades muy dinámicas que llevan a cabo gestión activa y sostenible del monte, especialmente aquellas que disponen de zonas de consorcio con empresas mineras. Por otro lado, tenemos comunidades con un nivel de actividad menor.

En lo que hace referencia a los propietarios privados, se diferenciarían diferentes subgrupos:

Ganaderos – su actividad principal es la ganadería de vacuno, tanto de carne como de leche. Aquellas parcelas que no necesitan para la alimentación de la cabaña ganadera o que por sus características fisiográficas, son difícilmente aprovechables, son destinadas a la actividad forestal. Esta actividad suele buscar la maximización de la producción y la reducción de los turnos de corta. Seleccionan especies como Pinus radiata, P. pinaster o Eucalyptus nitens.

Ganaderos jubilados - aquellos titulares de explotaciones mayores de 60 o 65 años que han cesado en su actividad ganadera. Como consecuencia de la crisis del sector ganadero y el incremento de las explotaciones que cesan en la actividad hacen que no dispongan de otras alternativas para su tierra que la actividad forestal y por lo tanto lleven a cabo reforestaciones de sus tierras agrarias. Los modelos selvícolas aplicados son los mismos que en el caso de los ganaderos.

Habitantes de los núcleos rurales no ganaderos – formados por aquellos propietarios de terrenos forestales que tienen como actividad principal económica una distinta de la agricultura. Este tipo de gestores suele seguir pautas de gestión de los montes similares a los dos grupos anteriores y dedicar los fines de semana para trabajo propio en sus parcelas forestales.

Propietarios no residentes gestores - formado por los emigrantes del siglo XX y por sus hijos o herederos. Este tipo de gestores no se dedican a la agricultura ni residen en la zona. Tienen interés porque sus parcelas estén bien gestionadas por lo que destinan parte de sus ingresos a la contratación de personal o maquinaria para que lleve a cabo el trabajo en sus parcelas. Los modelos selvícolas utilizados suelen ser más tecnificados o completos que los anteriores pero basados normalmente en las mismas especies.

Propietarios no residentes absentistas – formados por aquellos propietarios del mismo subgrupo que el anterior pero que no tienen ningún tipo de interés en la actividad forestal o en el aprovechamiento o gestión de sus tierras. Como resultado sus parcelas suelen estar destinadas a matorral o a vegetación forestal natural.

Conclusiones

La falta de información impide caracterizar exhaustivamente los propietarios forestales de la zona de estudio. Podemos conocer la superficie forestal total el número absoluto de titulares catastrales y el número y la superficie de los montes vecinales y los ganaderos con superficie forestal.

Logo IEFClogo
Projet cofinancé par l'Union Européenne
Initiative Communaitaire FEDER
INTERREG IIIB Espace Atlantique