EFI : European Forest Institute
Support EFIATLANTIC
Pinède
Le réseau pour la gestion durable des forêts cultivées.

français espagnol portugais english

FORSEE : Indicateur évalué

Indicador 1.4.1 Contenido de carbono en la biomasa arbórea: Ecuaciones de Biomasa (EB) y Factores de Expansión de Biomasa (BEFs)

Coste

Método 1: EB
1.148,58 €
0,093 €/ha forestal
0,063 €/ha Zona Piloto

Método 2: BEFs
570,98 €
0,046 €/ha forestal
0,032 €/ha Zona Piloto

Los costes comprenden:

Análisis de datos de superficie
Procesado de datos
Ordenadores

Resultados

Tabla 1.4.1.a. Evaluación del contenido de C (Mg) en la Superficie Forestal a partir de EB y ABEFS y BA/BR

table1

EB: Ecuaciones de Biomasa; ABEF: Factor de Expansión de Biomasa Aérea; BA/BR: Ratio Biomasa Aérea/ Biomasa Radical

Tabla 1.4.1.b. Contenido de C por especie a partir de EB en la S. Forestal en 1990 y 2000

table2

CA: C en la Biomasa Aérea; CR: C en la Biomasa Radical; CT: Biomasa Total

Tabla 1.4.1.c. Contenido de C por especie a partir de EB y ABEFs y BA/BR en la Superficie Forestal

table3

Observaciones

El Indicador ha sido evaluado a partir de los datos del II y III IFN, los mapas de Superficie Forestal elaborados para el proyecto y datos bibliográficos de la concentración de carbono en la biomasa arbórea según especie forestal (Sabaté et al, no publicado). La estimación de la biomasa arbórea se ejecutado a partir de dos metodologías:

Ecuaciones de Biomasa (EB) desarrolladas por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA)

Factores de Expansión de Biomasa Aérea (ABEFs) desarrollados por el Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals (CREAF) y empleadas por el MMA en el Informe Anual de Emisiones de GEI y el Ratio Biomasa Aérea/ Biomasa Radical (BA/BR) proporcionado por el IPCC (2003)

En la evaluación han sido incluidas únicamente las especies forestales principales.

Se observa una gran diferencia entre la estimación de Carbono retenido por la biomasa arbórea aérea calculado mediante las dos metodologías empleadas. Esta diferencia aún es mayor en la evaluación del carbono contenido en la biomasa subterránea. Para las especies principales de la Zona Piloto, a excepción del pino silvestre, la estimación del carbono por las EB es mayor que el evaluado por los BEFs.

Problemática y mejora

El proceso de selección de parcelas del II y III IFN, el cálculo de los valores a partir de los datos de dichas parcelas, así como la extrapolación de los datos a la superficie de la Zona Piloto según estratos, ha sido similar al empleado en la evaluación del Indicador 1.2.1., por lo que la problemática expuesta para el mismo puede ser aquí aplicadas.

Por otra parte, no se han localizado BEFs que incluyan la biomasa total o la biomasa del sistema radical de las especies presentes en la Zona Piloto, por lo que se ha decidido evaluar su biomasa a partir del ratio general Biomasa Aérea /Biomasa Radical facilitado por el IPCC (2003).

Indudablemente, la mejora para la evaluación de este Indicador es la implantación de parcelas permanentes, tal y como se ha expuesto en el Indicador 1.2.1.

Comentarios y conclusión

A partir de la aplicación de EB se obtiene que el C retenido por Fagus sylvatica corresponde al 90% del carbono total retenido por la biomasa arbórea en el año 2000, resultado aproximadamente similar al obtenido a partir de la aplicación de BEFs (87% sobre el contenido de C total).

El contenido de C retenido por la biomasa radical alcanza el 44% aprox. del contenido de C total según la estimación a partir de las EB (año 2000), resultado muy diferente del obtenido por la aplicación de BEFs (21%). La diferencia se debe principalmente al resultado del contenido de C retenido por la biomasa radical de Fagus sylvatica obtenido a partir de las dos metodologías empleadas. Sin embargo, se han constatado ciertos errores en la predicción de la EB para el sistema radical del haya, la cual está siendo actualmente revisada por sus autores. Posiblemente, debido a ello, el contenido de C retenido en la biomasa arbórea a partir de EB esté siendo sobreestimado.

Por otra parte, según los resultados obtenidos por las Ecuaciones de Biomasa, el Contenido de Carbono en la Superficie Forestal ha aumentado únicamente en un 2%, siendo dicho incremento prácticamente nulo a partir de la aplicación de BEFs (0,01%). Sin embargo, dichos incrementos no corresponden al crecimiento real de la masa forestal en la Zona Piloto, sino más bien es el resultado de aplicar la metodología a los datos del II y III IFN independientemente, es decir, sin ejecutar un seguimiento pie a pie de los árboles incluidos en los inventarios, debido a la no coincidencia geográfica de las parcelas del II y III IFN en Navarra.

La aplicación de las EB y ABEFs únicamente a las principales especies arbóreas de la Zona Piloto produce una subestimación en la evaluación del contenido de carbono, ya que no se incluye la totalidad de las especies en los cálculos. No obstante, el volumen de aquéllas representa el 92,6 % del total maderable y además, representan prácticamente a la totalidad de las especies forestales objeto de aprovechamiento maderero. Por ello, se considera que la aproximación es aceptable según estos aspectos.

Desde un punto de vista general, el Indicador es de fácil aplicación siempre y cuando se disponga de datos de IF o IFN y, especialmente, de EB o BEFs desarrollados específicamente para las especies objeto de estudio y, a ser posible, para la región de estudio, así como la concentración de C según la especie forestal.

Logo IEFClogo1logo2
Projet cofinancé par l'Union Européenne
Initiative Communaitaire FEDER
INTERREG IIIB Espace Atlantique