EFI : European Forest Institute
Support EFIATLANTIC
Pinède
Le réseau pour la gestion durable des forêts cultivées.

français espagnol portugais english

FORSEE : Indicateur évalué

Indicador 1.4.4 Contenido de carbono en la hojarasca

Coste

4.882,17 €
0,396 €/ha forestal
0,270 €/ha Zona Piloto
103,88 €/parcela

Los costes comprenden:

Análisis de datos de superficie
Localización parcelas IFN
Desplazamiento a los puntos del inventario
Situación de los dispositivos
Medición hojarasca
Toma de muestras de hojarasca
Procesado de los resultados
Análisis estadístico
Amortización vehículo
Ordenadores

Resultados

graf

Figura 1.4.4.1 Diagrama de caja del contenido de carbono retenido en la hojarasca según el estrato

Tabla 1.4.4.1. Contenido de C retenido en la hojarasca según estrato

table

Observaciones

El Indicador ha sido evaluado a partir de los datos y muestras recogidos en el trabajo de campo y el mapa de Superficie Forestal 2005 (Indicador 1.1).

En los cálculos no están incluidos todos los estratos que conforman la superficie forestal de la Zona Piloto, como el estrato 27 (Otras Tierras Boscosas) que carece de parcelas IFN, o los estratos 13 y 28 cuya representación en la Zona Piloto es muy baja. Se considera que la evaluación del Indicador es válida, ya que los estratos incluidos en la estimación corresponden a un 98% de la superficie clasificada como Bosque.

De la Tabla 1.4.4.1 se deduce que el contenido de C de la hojarasca en masas de hayedo (estratos 1 y 2) representan un 83% del contenido de C total.

Problemática y mejora

El muestreo del carbono retenido en la hojarasca es un indicador relativamente costoso, implica el desplazamiento a las parcelas del trabajo de campo, su localización y la recolección de datos de campo.

El análisis químico de la concentración de carbono en las muestras de hojarasca presentó una gran variabilidad entre muestras y parcelas. A pesar de la recolección de tres submuestras por parcela, se analizó una muestra por parcela fruto de la mezcla de las tres por cuestiones operativas. Dicha mezcla elimina el factor de variabilidad de la concentración de C en cada una de las parcelas. Por otra parte, la superficie muestreada de hojarasca es muy pequeña en comparación con la superficie de la parcela (<1%).

Los análisis estadísticos no mostraron diferencias significativas en el contenido de carbono en la hojarasca entre estratos. No obstante, dichos resultados pueden ser fruto de la distribución de la muestra, ya que el 77% de las parcelas corresponden a hayedo (estratos 1 y 2). Probablemente una distribución más equitativa de las parcelas en cuanto al estrato, produzcan resultados diferentes.

Por último y referido a la extrapolación de los datos a la Zona Piloto, sería necesaria la ampliación de la muestra en aquellos estratos escasa o nulamente representados.

Comentarios y conclusión

No se encontraron diferencias significativas de la concentración de C en la hojarasca (%) según el estrato, la especie forestal dominante o la orientación, pero sí según la clasificación textural del suelo.

Por otra parte, no se encontraron diferencias significativas del contenido de C de la hojarasca (Mg/ha) según el estrato, la especie arbórea forestal principal y secundaria, el tipo de masa, la Fcc y la densidad de la masa. Sin embargo, la experiencia muestra que la hojarasca es un factor altamente variable en los ecosistemas forestales, relacionado con las especies arbóreas y la orografía del terreno. Por ejemplo, en un terreno ondulado la hojarasca se acumula en los senos y es sabido que los hayedos acumulan gran cantidad de hojarasca. Incluyendo únicamente las parcelas en las que la especie forestal principal es Fagus sylvatica en los análisis estadísticos, se detectaron diferencias significativas del contenido de C de la hojarasca según el tipo de monte, según la masa sea mono o pluriespecífica. El contenido de C en la hojarasca en masas monoespecíficas de haya (6,88 Mg/ha) es superior al de masas pluriespecíficas con el haya como especie dominante (3,76 Mg/ha).

El análisis del contenido de C retenido en la hojarasca ha sido costoso y de difícil interpretación por la variabilidad de los resultados.

A modo de conclusión, la evaluación debería comprender un muestreo de hojarasca más intenso que el ejecutado en la evaluación del Indicador, en cuanto al número de muestras, la superficie muestreada por parcela y al número de parcelas. Sin embargo, dichos análisis pueden resultar inviables en superficies de grandes dimensiones, con lo que, según el objetivo a alcanzar, una aproximación a la evaluación del contenido de carbono, como la ejecutada en el presente indicador, puede ser satisfactoria.

Logo IEFClogo1logo2
Projet cofinancé par l'Union Européenne
Initiative Communaitaire FEDER
INTERREG IIIB Espace Atlantique