EFI : European Forest Institute
Support EFIATLANTIC
Pinède
Le réseau pour la gestion durable des forêts cultivées.

français espagnol portugais english

FORSEE : Indicateur évalué

Indicador 6.12 Valoración total de la producción de la superficie forestal

Coste

230,37 €

Los costes comprenden:

table1

Resultados

Tabla 6.12.1 Valoración económica del bosque en Navarra

table2

Fuente: III IFN

Observaciones

La valoración económica que se presenta para la región de Navarra procede del tercer IFN. En él se valoran exclusivamente las celdas con superficie forestal, es decir, aquellas con alguna porción de superficie designada como forestal, según el mapa de usos y estratos del Tercer Inventario Forestal Nacional, incluyendo los pastos.

En el caso de los bienes agrupados en el aspecto productivo (bienes con precio) no se establece el valor total de éstos, sino el valor de su explotación total Sostenible. Éstos se han valorado capitalizando un flujo infinito de rentas iguales a las estimadas. La tasa de descuento empleada es del tipo STPR (Social Time Preference Rate), una tasa social que recoge las preferencias temporales de la comunidad que valora. Se ha tomado el 2% anual de acuerdo con las últimas aplicaciones en el entorno de la UE.

El mayor beneficio generado por los montes, como se pude observar, procede de los aspectos no productivos de los mismos.

Problemas y mejoras

En la valoración que hace el IFN del aspecto productivo, valora los frutos piñón y castaña. Para Navarra no se presentan datos por lo que el valor de la producción se considera nulo. Además, en la valoración del IFN no se incluyen algunos PFNM de gran importancia económica como las setas y hongos. Es preciso destacar que la cuantificación de estos productos es muy complicada y, aunque en los anuarios de estadística agroalimentaria se presentan datos de producciones y valor para algunas comunidades, este no es el caso de Navarra.

En Navarra se realizó una primera aproximación a la valoración de los hongos (Elorrieta, J., Castellano, E. & Alonso, F. 2001), según datos disponibles para dos años de producciones medias por hectárea, obtenidas por D. Javier Gómez Urrutia de la Sociedad de Ciencias Naturales Gorosti en un trabajo de seguimiento de producciones micológicas en diferentes sistemas forestales (DMAOTyV). Sin embargo, a pesar de que el periodo de estudio del trabajo se ha ampliado y se han obtenido nuevos datos, no se ha considerado adecuado extrapolar a toda la superficie forestal de la región los datos medios por hectárea, debido a la alta variabilidad de las producciones micológicas.

Conclusiones

A pesar de disponer de una valoración de la biodiversidad realizada específicamente para Navarra (Elorrieta, J. & Castellano, E. 2000), se ha considerado la valoración económica del Inventario Forestal Nacional, por ser ésta, la fuente para otros indicadores evaluados en el Proyecto.

En el abordaje clásico de la economía lineal, los recursos naturales son valorados exclusivamente como materias primas y a través de los correspondientes procesos de transformación se convierten en productos que satisfacen las necesidades de las personas (valores productivos). En el siglo pasado, los modelos de economía lineal dieron paso a modelos de economía circular y hoy sabemos que, la sociedad, satisface sus necesidades contemplando un paisaje o disfrutando de la naturaleza en un bosque (valores recreativos). También los ecosistemas son capaces de ofrecernos gratuitamente servicios muy importantes (valores ambientales) como: la fijación de CO2, la protección del suelo que genera una buena cubierta vegetal, el impacto positivo sobre la calidad del agua en los embalses debido a los bosques, etc. Por lo tanto, el medio ambiente debe comprenderse como un capital que ofrece unos rendimientos en forma de bienes de distinta naturaleza (públicos y privados) y que contribuye a satisfacer las necesidades humanas: productiva, recreativa y ambiental (Elorrieta, J. 2000)

En la valoración presentada no se han incorporado las externalidades negativas (incendios). Teniendo en cuenta las elevadas rentas generadas por los aspectos evaluados, la importancia de éstas es baja. Por ejemplo, en 2005 (primer año con dato disponible) las pérdidas económicas en volumen maderable supusieron en Navarra 1.540 m3, lo que supone aproximadamente un 1% de la producción total de madera.

Respecto al impacto ambiental de los mismos, es preciso destacar que los efectos en la vida silvestre, la alteración de paisaje y valores recreativos fueron inapreciables en el 95 y 97% de los incendios respectivamente, y el efecto sobre la economía local lo fue en el 99% de los casos. Además, el riesgo de erosión fue bajo en el 96% de los incendios. En cuanto a otros costes asociados a los incendios, en prevención se invirtieron 252.640 euros entre 2003 y 2004 (en las líneas presupuestarias del DMAOTyV de 2005 no consta) y los gastos en repoblaciones de superficie quemada supusieron 205.639,29 euros para el mismo periodo.

El Indicador pone de manifiesto el valor global del medio forestal de la provincia, con independencia de que los bienes que produce tengan precio de mercado o no. Al utilizar técnicas de valoración ambiental (métodos del coste del viaje, valoración contingente y costes evitados-inducidos) para la valoración de algunos aspectos, los resultados obtenidos deben entenderse como un valor social. Ello permite cuantificar las preferencias de la sociedad en su conjunto, pues una de las variables utilizadas en el método de valoración contingente es la DAP (disposición a pagar), mediante la cual las personas internalizan la satisfacción que les produce el uso de los ecosistemas.

Logo IEFClogo1logo2
Projet cofinancé par l'Union Européenne
Initiative Communaitaire FEDER
INTERREG IIIB Espace Atlantique