EFI : European Forest Institute
Support EFIATLANTIC
Pinède
La red para el desarollo sostenible de los bosques cultivados.

français espagnol portugais english
IEFC - Forest pests and diseases - Consult - Pin-F-6
Common Forest Pests and Diseases in Europe - Pin-F-6

Pudrición radicular por Heterobasidion

Heterobasidion annosum (Basidiomycota, Aphyllophorales)
Sinonimias: Fomes annosus, Fomitopsis annosa, Polyporus annosus, Ungulina annosa

Forma asexual: Spiniger meineckellus
Sinonimias: Oedocephalum lineatum, Oedocephalum meineckella

Enfermedad radicular de Heterobasidion.

Árbol hospedante

Muchas especies de pino como el silvestre ( Pinus sylvestri s), pino resinero ( P. pinaster), laricio ( P. nigra var. salzmannii), negral ( P. uncinata), P. taeda, y también en picea ( Picea), abeto ( Abies) y abeto de Douglas ( Pseudotsuga menziesii).

Identificación

  • Decaimiento progresivo de la copa en árboles viejos (Foto 1) con reducción del crecimiento de los brotes y longitud de las acículas. Provoca generalmente la muerte del árbol. La muerte es más rápida en árboles jóvenes, siendo característico un enrojecimiento y posterior empardecimiento de la copa.
  • Al principio suelen encontrarse árboles muertos y moribundos distribuidos por el rodal, y posteriormente se forman focos que se van extendiendo.
  • Sobre los tocones y árboles muertos aparecen fructificaciones perennes a nivel del suelo (Foto 2), cubiertas frecuentemente por pinocha o vegetación. Los cuerpos de fructificación son característicos: poseen forma de corchete, de textura gomosa, con la zona superior rojiza o marrón oscura con zonas concéntricas y un margen blanco característico; la superficie inferior es blanca y posee poros pequeños y numerosos.
  • En el cuello de la raíz de los árboles muertos o infectados aparece una fina capa de micelio blanquecino, a modo de papel de fumar, debajo de la corteza (Foto 3).
  • La identificación del estado conidial del hongo (Foto 4) a partir de la madera infectada debe de ser llevada a cabo en el laboratorio.

Daños

  • Los árboles infectados suelen morir, sobre todo los pinos.
  • La mortalidad puede aparecer en rodales jóvenes pero suele ser más frecuente en rodales de más edad después del primer clareo (pinos de 15-20 años). La expansión de los “focos de infección” con frecuencia se detiene en rodales de aproximadamente 40-50 años.
  • En abeto y abeto de Douglas la enfermedad puede causar la pudrición del corazón del tronco y la muerte del árbol. En picea la enfermedad causa únicamente conos de pudrición en el tronco.

Biología

  • Heterobasidion annosum es un patógeno primario de pinos (infecta árboles sanos). Provoca la muerte del árbol en ausencia de otros factores de estrés. Sin embargo, los árboles debilitados son más propensos a ser atacados.
  • Las basidiosporas se producen durante todo el año siempre que las temperaturas se encuentran entre 5ºC y 32ºC y son transportadas por corrientes de aire.
  • Las esporas germinan únicamente cuando se encuentran sobre superficies húmedas de la madera expuesta (las superficies de un tocón o heridas en la raíz y tronco).
  • H. annosum se dispersa a partir de los tocones, y/o árbol a árbol por contactos radiculares o injertos.
  • Después de la penetración, H. annosum invade los tocones y las raíces de los pinos mediante la formación de micelio.
  • Después de la muerte del árbol, el hongo puede sobrevivir en tocones y raíces de árboles muertos durante al menos 50 años.

Factores de riesgo

  • La pudrición radicular de Heterobasidion se produce frecuentemente en suelos arenosos, bien drenados y profundos, o en margas arenosas que contienen poca cantidad de materia orgánica. El daño es pequeño en suelos con un relativo alto contenido de arcilla o materia orgánica, drenaje interno pobre o suelos inundados.
  • Suelos con un pH alto.

Control

Medidas preventivas

  • Prevenir la infección de los tocones con las esporas del hongo mediante tratamientos biológicos ( Phlebiopsis gigantea) o químicos (urea, fertilizantes a base de borato). Los tratamientos preventivos mediante aplicaciones mecánicas o manuales también son efectivos.
  • En rodales con focos: cavar zanjas de al menos 1m de profundidad para aislar los árboles infectados de las zonas sin el hongo.
  • Minimizar las claras y sólo realizarlas cuando el inóculo en el aire sea menos abundante (en invierno o en veranos calorosos).
  • Aplicar marcos de plantación amplios en las repoblaciones para dificultar los contactos radiculares y la necesidad de claras.
  • En suelos pobres, arenosos y bien drenados (factor de riesgo alto) plantar especies poco susceptibles a H. annosum, incluyendo especies de hoja caduca.
  • La extracción de los tocones infectados, disminuye la mortalidad en las futuras plantaciones.

Medidas curativas

  • No existen fungicidas registrados para el control de esta enfermedad.
Foto 1. Decaimiento de un arbol adulto de Pinus pinaster en el borde de un foco de infección.
Foto 2. Fructificaciones permanentes de H. annosum a nivel del suelo sobre un tocón.
Foto 3. Fina capa de micelio blanquecino debajo de la corteza del cuello de la raíz de un árbol muerto.
Foto 4. Estado conidial de H. annosum utilizado para el diagnóstico en el laboratorio.

Fotos : Brigitte Lung


Back to the list