Common Forest Pests and Diseases in Europe - Pin-­D-­8

Chancro resinoso del pino

Fusarium circinatum (Asex.)

Árbol hospedante

Varias especies de pino pueden verse afectadas por la enfermedad. Las especies más susceptibles son P. radiata y P. Strobus, pero P. halepensis, P. pinea, P. pinaster P. sylvestris o Pseudostuga menziesii también pueden ser dañadas por F. Circinatum.

Identificación

  • Puntisecado en la copa del árbol. Cuando el hongo está invadiendo el árbol suelen aparecer muchos brotes y ramas muertas.
  • Flujo de resina visible sobre el tronco, síntoma que da nombre a la enfermedad (Foto 1).
  • Necrosis sobre la corteza que termina desarrollando los típicos chancros (Foto 2).
  • El árbol sufre un apreciable síntoma de decaimiento.
  • Las típicas fructificaciones de la enfermedad, esporodoquios naranjas (Foto 3), suelen ser visibles sobre la corteza necrótica. Las esporas características de Fusarium y las polifiálidas son fácilmente visibles a través de un microscopio. La identificación definitiva requiere análisis molecular en laboratorios especializados.

Daños

  • El vigor del árbol disminuye, incrementándose la susceptibilidad hacia otros patógenos como Sphaeropsis sapinea, Mycosphaerella pini o a plagas de escolítidos.
  • La enfermedad causa una evidente reducción del crecimiento en diámetro y altura sobre las especies altamente susceptibles a la enfermedad, como Pinus radiata.
  • El árbol puede morir si el hongo ataca con severidad durante varios años.
  • Las piñas se ven afectadas y el hongo es capaz de crecer invadiendo los tejidos internos de las semillas. Por ello, la enfermedad puede ser fácilmente transportada a largas distancias mediante semilla no certificada.
  • Como otras especies del género F. Circinatum es también una enfermedad de viveros que causa la muerte de las plantas de una forma mucho más rápida que F. oxysporum o F. Moniliforme. Desde aquí, la enfermedad puede ser dispersada a otros viveros y a las plantaciones por el carácter asintomático que pueden tener las plantas infectadas.

Biología

  • Los árboles son infectados mediante las esporas del hongo que han sobrevivido el invierno en brotes y ramillas (especialmente en climas cálidos) o por esporas producidas por los esporodoquios durante el periodo vegetativo. Las esporas son transportadas por el viento, agua y también por insectos de las familias Anobidae, Cercopidae y Scolytidae. Las especies de escolítidos europeos podrían tener un papel activo en la dispersión de esta enfermedad.
  • Pequeñas fructificaciones naranjas (esporodoquios) aparecen durante los periodos húmedos, siendo en este momento cuando empiezan a aparecer las infecciones secundarias.

Factores de riesgo

  • Monocultivos de pinos susceptibles al patógeno. Las masas coetáneas de P. Radiata son muy susceptibles al chancro resinoso del pino.
  • Las plantaciones en zonas húmedas y cálidas son muy susceptibles a la enfermedad. Sin embargo, debido a la reciente aparición de esta enfermedad en Europa son necesarios muchos estudios para determinar el peligro real de esta enfermedad en las áreas afectadas.
  • Altas densidades de plantación.
  • Veranos lluviosos.

Control

Medidas preventivas

  • Poda de las ramas de los árboles que presenten poco nivel de infección o eliminación de los árboles severamente afectados. Los tejidos infectados deben de ser destruidos (quemados) tan pronto sea posible para evitar la dispersión del hongo.
  • Limpiar las herramientas de poda de forma sistemática con hipoclorito sódico o lejía comercial durante 5 minutos.
  • Evitar el establecimiento de viveros y nuevas plantaciones en áreas previamente afectadas por F. circinatum.
  • Cuando la enfermedad aparece en una nueva zona deben de establecerse inmediatamente medidas de cuarentena, especialmente las concernientes a la madera y el uso de las piñas.
  • Evitar la plantación de rodales con altas densidades que creen un microclima favorable para la aparición de la enfermedad del Chancro Resinoso del Pino.
  • Teniendo en cuenta que la aparición de la enfermedad en Europa y en otras partes del mundo se ha debido al transporte incontrolado de semillas desde zonas afectadas, es esencial un riguroso control de la procedencia de la semilla con el fin de evitar la aparición de la enfermedad.
  • La prevención de la enfermedad debe basarse principalmente en la selección y plantación de genotipos resistentes a la enfermedad. Existen diversas procedencias con buenas características de producción de madera y calidad que presentan resistencia al patógeno. Sin embargo, el porcentaje de individuos resistentes en las poblaciones nativas de P. radiata es bastante bajo.

Medidas curativas

  • No existen medidas curativas de control efectivas para el manejo de la enfermedad. El uso de fungicidas es solo efectivo en viveros.

Bibliografia

AEGERTER, B. J.; GORDON, T. R.; STORER, A. J.; WOOD, D. L.2003. Pitch canker, a technical review - Publication 21616. University of California, april 2006. Available from www.cnr.berkeley.edu.
DWINELL, L. D.; BARROWS-BROADDUS, J. B.; KUHLMAN, E. G., 1985: Pitch canker: A disease complex of southern pines. Plant Disease 69, 270-276.
ENEBAK, S.A. AND STANOSZ, G.R., 2003. Response of conifer species of the Great Lakes region of North America to inoculation with the pitch canker pathogen Fusarium circinatum. Forest Pathology, 33(5), 333-338.
WIKLER, K.; STORER, A. J.; NEWMAN, W.; GORDON, T. R.; WOOD, D. L., 2003: The dynamics of an introduced pathogen in a native Monterey pine (Pinus radiata) forest. Forest Ecology and Management 179 (1/3), 209-221.
Foto 1: Abundante flujo de resina en un tronco de Pinus radiata afectado por el Chancro Resinoso.
Foto 2 : Necrosis en la corteza causada por Fusarium circinatum sobre un tronco infectado de Pinus radiata.
Foto 3: Fructificaciones de Fusarium circinatum (esporodoquios) sobre la corteza de un árbol infectado.

Fotos : Photos 1, 2 and 3: Julio J. Diez.


Back to the list