Europa entra en la era de la bioeconomía – Institut Européen de la Forêt Cultivée
IEFC Newsletter 2021 Juillet Europa entra en la era de la bioeconomía

Europa entra en la era de la bioeconomía

Europa entra en la era de la bioeconomía


Dos artículos recientes en Nature, Abrupto aumento de la superficie forestal cosechada en toda Europa después de 2015 (Ceccherini et al., 2020)  y Preocupaciones sobre la superficie cosechada y la pérdida de biomasa en los bosques europeos (Palahí et al., 2021) han abierto un importante debate sobre la bioeconomía basada en los bosques en Europa y su impacto en la cosecha de bosques. Lo que está claro es que la cosecha forestal ha aumentado un 6% en los últimos años  (FAOSTAT, 2019)  y  no un  69%, según datos de Ceccherini et al. (2020). Las diferencias en la estimación se deben a una serie de factores que conjuntamente significan que las predicciones de  Ceccherini et al. (2020)  son imprudentes:

1. Uno de los errores más importantes en las predicciones se debe a la creciente sensibilidad de los algoritmos de detección de satélites y perturbaciones desde 2015. Esta mayor sensibilidad significa que muchas operaciones forestales a pequeña escala, como entresacas y pequeños clareos, se están incluyendo ahora como cosechas que no se tuvieron en cuenta antes de 2015. También significa que la cosecha o perturbación dentro del bosque antes de 2015 podría haberse perdido en los datos satelitales en estas fechas anteriores, pero que de repente se hubiera detectado en 2015 y  representaría  un  aumento escalonado en los niveles de perturbación.

2. Hubo muchos ejemplos de inclusión errónea de perturbaciones naturales. Una  serie de perturbaciones a gran escala que afectaron a los bosques europeos en el período posterior a 2015  por el viento,  las polillas procesionales de pino y los ataques de escarabajos de la corteza se atribuyeron erróneamente a la actividad humana  e  inflaron artificialmente las estimaciones de la cosecha de bosques.

3. La metodología de mapeo cambia contando píxeles individuales en los datos del satélite, y sumar todos los píxeles designados como perturbación para calcular el área total carece de rigor estadístico y  puede producir estimaciones sesgadas.  Debe  utilizarse una metodología de muestreo estratificada adecuada  (Olofsson et al., 2013)  que tenga en cuenta tanto errores de omisión (falsos negativos) como errores de comisión (falsos positivos).

En general, dichos factores  han conducido a la falsa impresión de que la cosecha en Europa ha aumentado drásticamente desde 2015. También condujeron a  Ceccherini et al. (2020) a atribuir este aparente cambio a las políticas de la Unión Europea en materia de bio-energía y promoción de la madera como fuente de bio-energía sin ninguna prueba que respaldase esta conclusión.

El debate ha demostrado una serie de  puntos importantes:

1. Medir y monitorizar los bosques  europeos es más importante que nunca. En particular, es especialmente importante que adoptemos un enfoque coherente de la vigilancia forestal en toda Europa  (Tomppo y Schadauer, 2008)

2. Los datos de teledetección deben comprobarse siempre con otros datos,  como las mediciones terrestres o los inventarios forestales nacionales (Wernick et al., 2021). El uso de datos de teledetección sin pruebas corroborantes está abierto a la posibilidad de errores debido a una interpretación incorrecta de los datos o a un sesgo de muestreo.

3. Los bosques plantados seguirán proporcionando una cantidad cada vez mayor de madera y otras materias primas forestales en el sector industrial europeo, al tiempo que contribuirán a los objetivos de mitigación del clima de  la Unión Europea  (Comisión Europea, 2018).

4. La demanda de materiales basados en madera aumentará a medida que la sociedad avance hacia una economía más dependiente de la producción sostenible de materias primas con un mayor uso de material vegetal; la llamada “economía verde”.  Los bosques plantados ofrecen una de las pocas maneras de satisfacer la demanda de una forma consistente con la necesidad de mitigar también los impactos del cambio climático  (Gardiner y Moore, 2014).

El papel de los bosques plantados y de alta producción está deviniendo cada vez más importante en la economía europea tanto en la actualidad como en el futuro. A pesar de las preocupaciones sobre los impactos de los bosques plantados en la biodiversidad y su vulnerabilidad a los diferentes peligros,  es evidente que con una planificación cuidadosa y prácticas de gestión adecuadas es posible aumentar la superficie y la producción de los bosques plantados (Larsen et al., 2017) que también beneficia al medio ambiente y con niveles reducidos de riesgo (Jactel et al., 2017). La clave está en una comprensión adecuada de las complejas interacciones entre los bosques, la gestión, el clima, el medio ambiente y la sociedad. El IEFC está en una posición única para ayudar a desarrollar esa comprensión a través de su sólida red de socios y su conexión directa con los sectores de la silvicultura y la transformación de productos forestales.

Por: Barry Gardiner (IEFC)

Imagen de Thomas Lambert, Unsplash


Ceccherini, G., Duveiller, G., Grassi, G., Lemoine, G., Avitabile, V., Pilli, R., Cescatti, A., 2020. Abrupt increase in harvested forest area over Europe after 2015. Nature 583, 72–77. https://doi.org/10.1038/s41586-020-2438-y

European Commission, 2018. Regulation (EU) 2018/841 of the European Parliament and of the Council of 30 May 2018 on the inclusion of greenhouse gas emissions and removals from land use, land use change and forestry in the 2030 climate and energy framework, and amending Regulation. Off. J. Eur. Union 19, 1–25.

Gardiner, B., Moore, J., 2014. Creating the Wood Supply of the Future, in: Fenning, T. (Ed.), Challenges and Opportunities for the World’s Forests in the 21st Century, Forestry Sciences. Springer Netherlands, Dordrecht, pp. 687–704. https://doi.org/10.1007/978-94-007-7076-8

Jactel, H., Bauhus, J., Boberg, J., Bonal, D., Castagneyrol, B., Gardiner, B., Gonzalez-Olabarria, J.R., Koricheva, J., Meurisse, N., Brockerhoff, E.G., 2017. Tree diversity drives forest stand resistance to natural disturbances. Curr. For. Reports. https://doi.org/10.1007/s40725-017-0064-1

Larsen, S., Bentsen, N.S., Dalgaard, T., Jørgensen, U., Olesen, J.E., Felby, C., 2017. Possibilities for near-term bioenergy production and GHG-mitigation through sustainable intensification of agriculture and forestry in Denmark. Environ. Res. Lett. 12. https://doi.org/10.1088/1748-9326/aa9001

Olofsson, P., Foody, G.M., Stehman, S. V., Woodcock, C.E., 2013. Making better use of accuracy data in land change studies: Estimating accuracy and area and quantifying uncertainty using stratified estimation. Remote Sens. Environ. 129, 122–131. https://doi.org/10.1016/j.rse.2012.10.031

Palahí, M., Valbuena, R., Senf, C., Acil, N., Pugh, T.A.M., Sadler, J., Seidl, R., Potapov, P., Gardiner, B., Hetemäki, L., Chirici, G., Francini, S., Hlásny, T., Jan, B., Lerink, W., Olsson, H., Ramón, J., Olabarria, G., Ascoli, D., Asikainen, A., Jactel, H., Lindner, M., Marchetti, M., Marušák, R., Sheil, D., Tomé, M., Trasobares, A., Verkerk, P.J., Korhonen, M., 2021. Concerns about reported harvests in European forests. Nature 592, 15–17.

Tomppo, E., Schadauer, K., 2008. COST Action E43 Harmonisation of National Inventories in Europe : Techniques for Common Reporting. Brussels.

Wernick, I.K., Ciais, P., Fridman, J., Högberg, P., Korhonen, K.T., From, A., Ceccherini, G., 2021. Quantifying forest change in the European Union. Nature 592, 13–14.