La genética al rescate – Institut Européen de la Forêt Cultivée
Entradas La genética al rescate

La genética al rescate

La genética al rescate

Gestión sostenible de los bosques en un mundo cambiante – Una conferencia para concluir GenTree

Miembros del proyecto GENTREE frente a la Universidad de Aviñón

El proyecto GENTREE, de cuatro años de duración, tenía por objeto mejorar la gestión de los recursos genéticos, mejorar el conocimiento de las diversidades existentes y caracterizar el material genético disponible.

Este trabajo será utilizado para planificar la conservación de los recursos genéticos a nivel europeo y para apoyar los programas de mejora. La mayor parte de los esfuerzos se han dedicado a la toma de muestras de ADN e información fenológica de especies arbóreas comunes de interés en toda Europa: Betula pendula, Fagus sylvatica, Picea abies, Pinus pinaster, Pinus sylvestris, Populus nigra, Quercus petraea, Abies alba, Pinus cembra, Pinus halepensis, Pinus nigra y Taxus baccata. La mayoría de las presentaciones realizadas en la conferencia final tenían como objetivo identificar la capacidad de varias especies/provincias/familias para hacer frente al clima futuro suponiendo que sea más seco y/o más cálido.

Durante su discurso de apertura, el coordinador del proyecto, Bruno Fady, recordó que la diversidad es un componente clave de la resiliencia de los ecosistemas forestales y que es necesario evaluarla no sólo entre las especies sino también dentro de las poblaciones de especies arbóreas.

Numerosos estudios genéticos sobre todas las especies enumeradas anteriormente han llegado a la conclusión de que los determinantes genéticos que explican la capacidad de adaptación de los árboles individuales son complejos; al mismo tiempo, hay una gran parte del genoma con muchos loci implicados en los procesos que explican la buena capacidad de adaptación de los individuos y, al mismo tiempo, la plasticidad y las características del sitio pueden hacer que la interpretación sea muy compleja. Por consiguiente, el vínculo entre la diversidad genética y la capacidad de adaptación no está tan claro. Por ejemplo, un estudio griego que analizó muestras de todas las especies de GENTREE llegó a la conclusión de que el Pinus pinea con la menor diversidad genética es la especie más plástica en el gran gradiente climático estudiado. Algunos estudios también confirmaron que la estructura genética de la población estaba condicionada por la velocidad y la vía de recolonización después de las glaciaciones, pero también por la buena heterogeneidad local de los sitios, especialmente en las zonas montañosas, donde los sitios cálidos y secos pueden ser utilizados para seleccionar poblaciones interesantes.

Con respecto a la resistencia a las enfermedades bióticas, en una presentación centrada en el fresno se llegó a la conclusión de que el enriquecimiento asistido de la población con plántulas de genotipos tolerantes podría mejorar significativamente la resistencia de las masas afectadas por la pérdida del fresno.

Un estudio basado en el IFN (Inventario Forestal Nacional) realizado por A. Changenet sobre la mortalidad de los árboles demostró que, para todas las especies, el mayor daño se producía en el límite del área de distribución, pero que, no obstante, estaba presente en toda la zona de distribución de las especies, lo que ponía en tela de juicio la teoría de una simple desaparición de las especies en el límite sur.

Uno de los grupos de tareas del proyecto se centró más en las medidas adoptadas en los países para evaluar la percepción y el beneficio del trabajo genético para la sociedad.

Marcus Lindner hizo una presentación en la que mostró que los actores tienen poco conocimiento de todas las medidas de apoyo a la adaptación en sus países y que cuando hay algún conocimiento, se considera insuficiente. Concluyó diciendo que para una adaptación satisfactoria de los bosques europeos al cambio climático, es necesario comprender mejor el vínculo entre las prácticas de gestión y la dinámica de los recursos genéticos forestales en el contexto del cambio climático. Es necesario comunicar esta comprensión a los agentes y los encargados de adoptar decisiones a diferentes niveles, desde los servicios prácticos de ordenación forestal hasta la aplicación de las políticas nacionales.

La última presentación versó sobre un tema propuesto por el personal del IEFC y destinado a evaluar el beneficio económico inducido por la mejora genética a fin de demostrar el alto valor añadido de los programas de mejoramiento para los propietarios de bosques. En toda Europa se han observado mejoras genéticas que oscilan entre el 7 y el 40% en el crecimiento del pino silvestre y marítimo como resultado de los programas de selección. Pero al calcular esta mejora en la duración de la rotación, los ingresos económicos aumentan mucho más: hasta un 60 o 160% dependiendo de los sitios y las estrategias de gestión consideradas.

Todos los videos de las presentaciones se encuentran disponibles online, así como los posters.

Autor: Christophe Orazio (IEFC)